“Todos somos hijos de Dios, su oración, su apoyo moral, para nosotros es importante” Mons. Antoine Cha

Comunicaciones Funade 0 Comments

En el marco del año del Encuentro, Mons. Denys Antoine Chahda, arzobispo de Alepo visitó a la ciudad de Barranquilla y realizó una rueda de prensa en el Club ABC.

Llegó a la ciudad para dar a conocer su testimonio y contar que sucedió realmente en Alepo. Durante el Relato manifestaba que el conflicto Sirio radica en intereses y no en religión como los medios han dado a conocer, manifestaba que en julio de 2014 derrumbaron su catedral y el arzobispado donde él se encontraba, manifestaba que sobrevivió gracias a la Virgen De Guadalupe.

Alepo ha sido una de las ciudades más afectadas por el conflicto. Miles de personas han muerto, muchos han perdido sus hogares e innumerables niños han pasado su infancia escapando de las balas. Zapatos de niños; teteras de metal o camisetas; es todo lo que queda de la vida de los residentes; la guerra sigue tatuada en el paisaje urbano.

“Cerca de seis años sus habitantes sufrieron por la carencia de agua, electricidad, comida y vivienda, además de ver el dolor y muerte tras los asesinatos provocados por un lucha de poder”, dice Mons. Antoine Chahda.

El Arzobispo señala “nosotros queremos decirle al mundo basta a la violencia… ¡basta! Vamos a respetar a los niños que mueren sin razón por la falta del amor humano, por los que matan en nombre de Dios y por aquellos que adoran al dios dinero, basta; y seamos luz y pongamos fin a las guerras internas y externas del hombre. Antes de que comenzara la guerra, mi diócesis tenía 1.500 familias. Ahora solo quedan 800. De estos, 750 reciben ayuda de la Iglesia: ropa, alimentos, medicinas e incluso una contribución económica para la compra de artículos de primera necesidad, como el diésel”.

“Los laicos siempre han aportado mucha esperanza a la iglesia, ya sean católicos o ortodoxos, nuestra juventud es el corazón y la esperanza de la iglesia, nosotros debemos educar a nuestros jóvenes en el seguimiento de la fe y la esperanza, preparando un futuro brillante como profesionales y buenos ciudadanos a la iglesia”. Afirmaba el prelado al preguntarle por el papel de los jóvenes dentro de la situación de Siria.

Finalmente Monseñor Chahda nos pedía a todo el pueblo colombiano oración por el pueblo Sirio: “Todos somos hijos de Dios, su oración, su apoyo moral, para nosotros es importante”.

Deja un comentario