Abuso!!! Por: Aldo Álvarez

Ana Maria Charris 0 Comments

Por: Aldo Álvarez

Colegio Seminario San Luis Beltrán

Mi nombre es Adeline, soy una chica que ha pasado por mucho estos últimos años y hoy he venido a contarte mi sufrimiento.
Vivía en una familia disfuncional, mi madre de nombre Emily era una mujer alta, de tez blanca y ojos claros, era muy bonita pero a la vez peligrosa. Mi padre se llamaba Erick era igual de peligroso a ella.
Mi madre nunca me quiso, o al menos no me lo demostró, me escupía , me dejaba sola en la casa cuando tan solo era una niña; luego cuando fui creciendo empecé a adquirir rencor hacia mis padres por lo horrible que me trataban , en ese tiempo la situación en mi casa era muy tensa .

A mis 14 años mi padre me obligó a prostituirme para pagar sus drogas.
No fue una época muy bonita para mí, la trato de olvidar cada día de mi vida, pero al parecer esos recuerdos me persiguen.
Luego de estos sucesos, conocí a mis mejores amigas, era un grupo de 5: Mary, Bree, Susan, Ashley y yo.
Éramos muy unidas, hablábamos a todas horas y nos divertíamos mucho.
Aunque no lo parezca, en esos tiempos yo no era una gran persona, era fría, manipuladora y sádica. A mis amigas no las trataba muy bien,

A Ashley la criticaba por ser gorda, la obligaba a vomitar para que adelgazara, A Susan la insultaba por andar con muchos chicos, a Bree por ser muy estudiosa le quitaba los exámenes y se los rompía, incluso le dañaba las libretas;  y por último a la que le hice más daño era a Mary, me burlaba de ella debido a que era lesbiana y descubrí que estaba enamorada de mí.
A pesar de eso, ellas no se separaban de mí, en la escuela era la más popular, todos me temían.
Sabía que algún dia pagaría por todo lo que hice pero aun así seguía haciendo maldades.
Un dia todo se complicó, invité a mis amigas a una pijamada, luego se me empezó a nublar la vista, me dio mareo y caí profundamente.
Al despertar me veo amarrada, no podía soltarme, estaba débil y es cuando me sorprendo y veo a mis amigas y les digo que me suelten. Bree responde: “Es momento de que pagues por todo lo que nos has hecho, te mantendremos secuestrada hasta que sufras lo suficiente”.
Ellas me hicieron de todo, desde quemarme hasta no darme de comer por más de 1 semana, y cada noche Mary cogía un fuete y me golpeaba. No veía escapatoria de este hueco tan profundo que yo misma cavé, ya que al fin al cabo es mi culpa, no tuve que hacerles tanto daño.

Cuando veo una oportunidad de escapar siento un golpe en mi cabeza, Mary me dijo: “El juego acabó”.
Yo aún seguía respirando tras el golpe, me enterraron viva, ahí fue donde morí.
Ahora mismo estoy en el infierno, creo que algún día podré ir al cielo, eso cuando pague por todo el bullying que hice a toda la escuela y en especial a mis amigas a quienes traté muy mal.

“Nunca llegarás a un terreno más alto si siempre estas empujando la gente hacia abajo” Jeffrey Benjamín.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *