A CONFIAR EN SU PROPIO YO

Ana Maria Charris 0 Comments

Estudios confirman que la confianza en sí mismo beneficia diversas áreas de la vida personal

La famosa frase “mente sana en cuerpo sano”, esta vez podría sonar mejor aplicando “mente confiada, cuerpo más sano”. De acuerdo a lo que arrojaron las investigaciones acerca de la preparación psicológica positiva en el deporte y que sin duda alguna, podría ser aplicada a otras áreas de la vida.

De acuerdo al trabajo que se publicó en la revista “Frontiers in Psychology”, en el Reino Unido, y en el que participaron más de 44.000 personas, con el objetivo de reconocer cuáles son las técnicas que resultan más eficientes para mejorar el rendimiento físico de la persona.

Por ejemplo, el caso del campeón olímpico Michael Johnson, quien es atleta estadounidense ya retirado, y ofrece videos motivacionales dictados y vistos por participantes. Se dieron cuenta que al mirar estos audiovisuales, el rendimiento de los deportistas mejoraba.

Por otro lado, una investigación realizada por el Departamento de Ciencias Deportivas de la Universidad de Friburgo en Alemania, demostró que las personas aumentan los beneficios del ejercicio físico cuando se aseguran a sí mismas que esto contribuye a su bienestar.

Hendrik Mothes, psicólogo que junto a su equipo de la Universidad, se dieron cuenta que los participantes del estudio tuvieron beneficios tanto a nivel neurológico como psicológico, cuando al hacer ejercicios mantenían una actitud positiva.

Los participantes voluntarios de la investigación, fueron medidos antes y después de ejercitarse en una bicicleta estática durante 30 minutos. “Aquellos participantes que creían en los beneficios de la actividad física albergaban pensamientos positivos sobre ella y habían visto los filmes elogiosos, disfrutaban más, se sentían más animados, experimentaban menos ansiedad y estaban más relajados a nivel neuronal que aquellos menos optimistas respecto del ejercicio”, así lo explicó Mothes.

En cuanto a las conclusiones y el significado de esta investigación la psicóloga clínica y terapeuta corporal Margarita García Márques opina que: “estos estudios son una demostración más del gran poder que tienen las creencias de una persona en su propia vida, y sus conclusiones respecto de la influencia de una actitud mental positiva pueden aplicarse a otras facetas de la existencia. Pensar en un objetivo es el primer paso en el camino hacia la acción, y cuando se tiene una creencia o pensamiento positivo hacia ello es mucho más fácil conseguirlo”.

Márques enfatizó diciendo: “Cuando la creencia es negativa, tira de la persona hacia atrás psicológicamente. Decirnos a nosotros mismos ‘¡sí, puedo hacerlo!’ nos ayuda y anima a perseverar, a vencer las dificultades e intentarlo todas las veces que haga falta, hasta conseguir el objetivo. Cuando una persona que cree que puede hace algo mal o comete un error, lo interpreta como que necesita más práctica para alcanzar la meta, y entonces sigue practicando y trabajando para adquirir la destreza necesaria, hay cosas que hay que practicarlas muchas veces, hasta llegar a un punto en que salgan bien”.

La psicóloga concluyó diciendo que: “Las creencias también influyen en los afectos, porque si alguien se siente digno de ser amado, va atraer más a la gente o va a arriesgarse a acercarse a quien le atrae. Uno de los aspectos que trabajamos mediante terapias y juegos psicológicos consiste en reconocer las creencias que hemos adquirido en la infancia y que tienen mucho poder en nuestra mente, porque son las que pueden limitar nuestra vida si son negativas”.

TOMADO DE: WWW.ELTIEMPO.COM

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *